Manantial y Ermita de las Santas del Monte.

Según algunas fuentes históricas, la devoción y veneración de Don Luis de Beaumont y su esposa Dª Leonor a sus Santas Alodía y Nunilón, necesitaban un lugar de culto, y que mejor enclave que el situado entre la arboleda, próximo a manantiales existentes a los pies de La Sagra.

Acondicionaron el lugar y posteriormente se acercó el agua de los manantiales, agua tan necesaria, que da vida al entorno y a determinados invertebrados de agua dulce que aparecen en muy pocos lugares de  Andalucía. Debido al deterioro y tamaño de la ermita del monte que mandó construir Doña Leonor, se propuso la construcción de una nueva ermita, que fue bendecida el 1 de septiembre de 1603.

En 1671 sube de rango esta ermita por la orden del señor cardenal D, Fernando, infante de las Españas. “Para que los labradores de aquellas tierras tuviesen misa” En 1786, fue eregida canónicamente como parroquia por el Cardenal Lorenzana “Para que los fieles tuviesen todos los auxilios espirituales”

Compartir